Currículum con foto: guía completa de uso

12 NOVIEMBRE 2020

Ahora mismo, a la hora de elaborar un currículum para presentarlo a las distintas ofertas de empleo, la cuestión es: qué es más apropiado, ¿hacer un currículum con foto o sin foto? Los tiempos han cambiado, pero según para quién preguntes.

Currículum con foto: guía completa de uso

Por norma general en países latinos es una costumbre exhibir la fotografía personal tipo formal en el currículum, pero la cosa cambia especialmente en los países anglosajones en los que se tiende a respetar aún más el anonimato.

Por ejemplo, en países como Estados Unidos, Reino Unido, Brasil, Australia o Rusia consideran que exigir un currículum con fotografía puede ser una política discriminatoria. Sin embargo, en otros países vemos normal que la fotografía se incluya dentro del currículum como un dato más. ¿Sabías que, en España, los currículums con foto son tres veces más observados por los reclutadores de empleo que los que no la incluyen? Son los resultados de una encuesta realizada por Infojobs. Pero este “hábito” no es solo el caso de España, sino también de países como Francia, México o Colombia.

Hay que tener en cuenta que, aunque sea de forma inconsciente, las personas buscamos esa primera impresión para recoger información acerca de la persona. Además, es una manera de identificar mejor un currículum y, de esta forma, poder recordarlo.

No obstante, incluso aunque estemos en España o en países en los que aprecian ver una cara tras los datos profesionales y académicos, la cuestión de incluir foto en el CV habrá que valorarla en función de otros aspectos, puesto que, en realidad, tenemos todo el derecho para no hacerlo.

Cuándo poner tu currículum con foto

A no ser que en la oferta de empleo uno de los requisitos sea incluir la foto (porque el puesto requiere cierta imagen para tratar con el público o por los motivos que se requiera), la decisión de incluir la fotografía está en nuestras manos. No será lo mismo solicitar un empleo para trabajar en unas oficinas, frente al ordenador, que para ser comercial y vender un producto de belleza.

Otro caso sería también que presentemos la candidatura a nivel internacional, para lo cual, habrá que tener en cuenta si el país al que pertenece la empresa acostumbra a incluir la foto o no.

Currículum sin foto

Muchos demandantes de empleo pueden sentir que sí incluyen una foto en el currículum les pueden discriminar negativamente: por una apariencia física poco atractiva, por raza, religión, etc.

A pesar de que “una imagen puede decir más que mil palabras”, a la hora de la verdad, cuando nos presentamos como candidatos a una oferta de empleo lo que queremos que se valore es nuestra formación académica, la experiencia profesional y otras competencias y habilidades de interés. Es por ello que cuestiones como el físico, la edad o el género del candidato deben quedar en un segundo plano.

Si excluimos estos rasgos identificativos en el currículum presentaremos lo que se denomina “un currículum ciego”. En España no es muy común, pero es algo que se va implantando poco a poco con el fin de evitar una actitud discriminatoria por parte de los encargados del proceso de selección.

Por otro lado, vivimos en la era de las redes sociales y la imagen, por lo que, si decidimos no mostrar la foto, es probable que los reclutadores de empleo nos busquen en ellas para relacionarnos con un rostro. Entonces, lo adecuado sería excluir también el nombre, los apellidos, la nacionalidad, el estado civil o un correo electrónico delatador, de manera que entiendan nuestra decisión.

Guía para incluir la foto en tu currículum

Si vamos a añadir una fotografía en el currículum toma nota de las siguientes recomendaciones para que, pese a las buenas intenciones, no sea motivo de exclusión:

  • Hazte una foto profesional, pero que muestre cercanía y amabilidad. Un estudio de fotografía podrá realizarte la foto más apropiada para tu CV, pero lo importante es que trates de mostrar el lado bueno de tu personalidad y de tu físico.
  • Que sea actual, puesto que, en el caso de que pases a la fase de la entrevista, comprobarán que la foto que añadiste no era reciente, lo que podría indicarles cierta dejadez o inseguridad.
  • Procura que la foto tenga un buen encuadre: Lo ideal es que salgas de frente, en una pose relajada y natural, que aparezcan tus hombros para adaptar un primer plano agradable.
  • Emplea una foto de buena calidad, sin filtros y en color. Si no cuentas con la ayuda de un profesional, trata de que el fondo de la fotografía sea liso, de color claro y aprovecha la luz de ambiente. Un truco casero es emplear una sábana blanca para que rebote la luz en ella y quede más natural.

Esperamos haberte resultado de ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *