Exámenes finales: ¿presenciales u online?

10 NOVIEMBRE 2020

Los exámenes finales en España pueden suponer un punto de inflexión en el enfoque de las evaluaciones y el aprendizaje en nuestro país. Si hasta ahora la memorización y la presencialidad eran la norma, tras la pandemia, empieza a constatarse que se necesitan alternativas.

Exámenes finales: ¿presenciales u online?

Exámenes finales contagiado de coronavirus

Desde el mes de marzo de 2020 ya se ha dado el caso, numerosas veces, de estudiantes contagiados o confinados, que, bien por cuestiones de salud individuales y directamente atribuibles; bien por razones de protección de la ciudadanía; no han podido acudir al aula donde deberían haberse examinado.

Exámenes finalesparciales, pruebas orales y escritas de todo tipo, en colegios, centros de formación profesional y universidades han tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias. No siempre se ha conseguido hacer puntualmente, a veces se ha vuelto necesario encontrar soluciones a posteriori. Pero en el curso que hace poco que ha comenzado, tanto docentes como profesores tienen más claro cómo actuar.

No hace mucho que un estudiante que padecía coronavirus, o confinado si algún familiar estaba contagiado; se podía perder un examen. Ahora las cosas han cambiado y se han tomado medidas, como la de habilitar un espacio virtual para la evaluación de los estudiantes.

¿Presencial o virtual? No es el único cambio en las evaluaciones en España

Al pensar en los exámenes finales, la duda que surge a muchos es si será posible realizarlos en el aula, presencialmente, o si tendrán que llevarse a cabo en línea, como durante los meses de confinamiento.

En la práctica, todo va a depender de:

  • Las normas aplicables al área geográfica donde se ubique la institución educativa.
  • Las normas aplicables al área geográfica donde resida el alumno que se va a examinar.
  • El estado de salud del alumno y las personas con las que conviva.
  • Las medidas que haya tomado la institución educativa correspondiente en lo que concierte a la evaluación del aprendizaje.

A este respecto, es muy probable que veamos un cambio significativo en el planteamiento de los exámenes finales. Si hasta ahora se orientaban a evaluar la capacidad del alumno para recordar fechas, cifras y datos exactos; veremos que la importancia atribuida a estas habilidades se reduce y las capacidades de memorización del estudiante pasan a un segundo plano.

El examen tradicional empieza a quedar atrás y da paso a un nuevo modelo de evaluación, en la que los aspectos más valorados son:

1. La comprensión de las materias tratadas en el curso.

2. La reflexión sobre los conceptos clave alrededor de los que gira cada asignatura.

3. La aplicación de la teoría a ejemplos y casos prácticos.

Cuando los exámenes finales están diseñados de esta forma, no importa si el alumno se encuentra en su domicilio a la hora de enfrentarse a la prueba. Puede tener los apuntes delante, consultar libros y recursos en línea. Lo que persigue este enfoque de evaluación es asegurar que se entiende la materia y sus conceptos clave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *